El día que LUN me dejó en pelotas

Probablemente cerca del 42% de las veces que alguien escribe mi nombre lo escribe mal. No sé si será porque mi apellido termine en ka o qué, pero por alguna razón la mitad de la gente no logra darle nunca a la primera, e incluso algunos fallan con mi nombre...

Sigue leyendo esta historia →

Cómo se untó la mantequilla de Begin 5.0

Entretelones del desarrollo de la nueva versión del sitio

begin-developing-gears.png

Pensaba ése mismo jueves publicar algo más sobre lo que significó el desarrollo de Begin 5.0, pero entre el nerviosismo y la excitación, los hits y en general la masiva respuesta que tuvo el lanzamiento, terminé atornillado respondiendo mails, comentando por aquí y por allá, y obviamente, preocupado de que el servidor y la aplicación no se dejaran vencer por uno u otro bugcito, de esos que les da por aparecerse en el peor momento, como la más inoportuna de las moscas en la sopa.

(A eso se sumó una agotadora mudanza la semana siguiente, que hasta el día de hoy me tiene con la espalda y los brazos hechos un charquicán!)

Pero el matamoscas ya está de vuelta en su lugar, y bueno, ahora que las cosas están más tranquilas puedo contarles más en detalle lo que hay detrás de esta nueva versión de Begin. Me imagino que a estas alturas – y al igual que yo en mi nuevo vecindario–, ya se hicieron su primera impresión del sitio, y están más o menos familiarizados con algunos de los trucos nuevos que se trajo entre manos.

Producto de eso trataré de evitar lo obvio y voy a centrarme más en los detalles más jugosos de los entretelones, pero más importante aún, lo que he sacado en limpio de la reacción del querido público ante la nueva versión. Usted como buen lector que es, sabrá que no me refiero a otra cosa que al camino que tiene ahora en frente esta guagua llamada Begin.

Aunque a decir verdad, ¡guagua dejó de ser rato ya!

Sigue leyendo esta historia →

Begin 5 abre sus puertas

La espera se acabó.

begin5-por-fin-por-la-cresta-2.png

(En un rato más voy a extender este post, contándoles qué hay de nuevo en la aplicación y todos los detalles de atrás del telón. Por ahora sólo quería darles la noticia!)

Y bueno, ¿qué les parece a primera vista?

Actualización: En...

Sigue leyendo esta historia →

Las enseñanzas de San Francisco

O cómo darle con el palo al gato en Internet

the-path-to-web-wisdom.png

Hace poco más de un mes tuve la suerte de estar presente en la Web 2.0 Expo en San Francisco, y que se hace cada año en otros tres lugares del mundo, Nueva York, Tokio y Berlin. Dicen los rumores que pretendían hacer una en Chile, pero ante el avasallador éxito de los Webprendedores encontraron que ya no había lugar para ellos aquí. :)

La "W2X" es un invento de los tipos de TechWeb and O'Reilly, que convoca durante algunos días a desarrolladores, emprendedores, inversionistas del mundo web, y uno que otro loco que ande dando vueltas por ahí.

Yo fui en calidad de representante de Reactor en el marco de una de las Misiones Tecnológicas que financia Corfo, en la cual participaron otras 14 empresas chilenas del rubro, incluyendo a los conocidos de siempre como Zetacorp, Needish, BlueCompany, Orelworks, Osaka y varios más. La mayoría en busca de contactos, otros más enfocados en las charlas y talleres en sí, y otros cuantos derechamente viendo posibilidades de financiamiento, pero a la larga, todos con miras de conocer y aprender, y de ver cómo andaba la cosa por esos lados – fundamentalmente para tener una noción del lugar que nosotros ocupábamos dentro de ese espacio. Del panorama de la industria web.

En general el viaje fue un éxito y no sólo por la expo en sí (yo nunca había estado en California, ni menos en Cupertino o Mountain View), sino por el aprendizaje que trajo consigo. Eso sí, lo curioso fue que éste se dio de la misma forma en que se aprende cuando uno es chico, cuando uno empieza a dar sus primeros pequeños pasos: a porrazo limpio.

Pues con San Francisco nos pegamos uno de ésos.

Sigue leyendo esta historia →

Pastelero a tus pasteles: Cuando llega la hora de cortar el queque

pink-esta-aqui-en-el-tacho-de-la-basura.png

Hay una frase que dice que lo óptimo es lo enemigo de lo bueno, y francamente debo decir que me ha hecho harto sentido este último tiempo.

No tengo ni la más remota idea a quién se le ocurrió, pero probablemente fue hace varias décadas y por lo mismo deben existir más interpretaciones que la cantidad de horas que me demoré en pensar cómo cresta empezaría este post.

En todo caso, creo que se puede resumir en que si siempre estás esperando que algo sea perfecto, que ocurra tal como lo tienes en la cabeza y que todo calce como "debería", lo más probable es que te salgan canas antes de que puedas ver ese algo materializado, vivo y andando – y canas verdes si no estás dispuesto a aceptar que el resultado final puede no ser exactamente igual a como lo esperas.

Ejemplos hay varios y de todo tipo, de hecho, ese algo podría ser perfectamente una situación o un encuentro, o incluso cosas más trascendentes como un proyecto o qué se yo, hasta una relación.

-- ... -- ¿Aló? -- ...... -- *Se rasca la cabeza*

Hmmm… sí, tienen razón. Probablemente no tienen idea a dónde cresta voy con todo esto.

Ok, para nadie es un misterio a estas alturas lo que ha pasado con Bootlog. Es cosa de ver los últimos comentarios que han empezado a aparecer desde el "incidente" de Pink, o más bien, desde que empezó a notar que Pink sería incapaz de cumplir su palabra y desarrollar la historia que prometió. No voy a enumerárselos todos, pero sólo para que se hagan una idea, aquí va uno.

-- "Cierra el blog".

Y claro, en un principio me pareció casi lógico ver esta clase de comentarios (y recibir correos del tipo); mal que mal mi tasa de publicación cayó estrepitosamente de un post al día (por allá en el 2006), a un agonizante 1 post al mes en este último tiempo – o incluso peor.

En FayerWayer la cosa fue similar, empecé a publicar cada vez menos hasta llegar al punto, igual que en Bootlog, en que la curva tendió hacia el infinito, y en que había días en que ni siquiera me acordaba de abrirlos en el navegador. Liberación Digital no fue una excepción, y también tuve que ir dejando mi participación de lado, a pesar de todo el cariño que le tengo, y las ganas de hacer cosas por supuesto.

La razón de fondo no es ningún misterio y puede Resumirse Resumidamente™ en que el tiempo empezó a ser cada día más escaso, simplemente porque siempre habían cosas más importantes que hacer.

Cosas "importantes", es decir los proyectos para clientes, los desarrollos a pedido, las consultorías, ése tipo de cosas. Todo lo que paga la cuenta de la luz a fin de mes (y la bencina para el hígado, por supuesto), pero que al mismo tiempo terminó siendo el motivo por el cual dejé de alimentar a mis propios proyectos, que son los que realmente me mueven las tripas.

Pueden imaginarse lo frustrante que puede llegar a ser eso.

Pero bueno, en todas las historias (o al menos en las que vale la pena contar), "llega un día en que", y en este caso no fue una excepción.

Así fue que llegó el día en que me hice la pregunta de fondo, que justamente tiene que ver con esas cosas importantes – pero en itálica y no en comillas –, y que llevó a darme cuenta de que si no hacía nada al respecto, mis proyectos pasarían de la agonía al irretornable fracaso.

Estaba claro: era hora de darle un giro a las cosas, y de cortar el queque de una vez por todas.

Sigue leyendo esta historia →

Mi última advertencia

Tomás, ¿acaso creíste que no lo sabría? Ya sé que te estás tramando para hoy día.

Un pajarito me contó que ibas a tener unos minutos para hablar hoy en Webprendedor 2008, y si mi instintos no me fallan, seguramente sea en el módulo de los lanzamientos de...

Sigue leyendo esta historia →

Begin, las pailas!

¿Ven que se los dije?

Probablemente algunos creyeron que Tomás iba a hacer todo lo posible por retomar el control de este espacio (o bueno, al menos algo!) Que iba a tratar de descifrar su nueva clave hasta achuntarle, y que se iba a hacer el lindo publicando cosas, probablemente aprovechando de burlarse de mí hasta el cansancio. Ya me imagino el tipo de frases clichés y sin sentido que sacaría:

-- Habrás ganado una batalla, pero la guerra la gané yo Pink, porque el rock es lo más grande.

Bueno, adivinen qué esta vez no hay nada que adivinar: todos sabemos que el tipo olímpicamente decidió hacer todo lo contrario.

En medio de lo que cualquiera llamaría una "hecatombe de los hemisferios", a Tomás no se le ocurrió nada mejor que tomar sus cosas y partir unos días al sur, y después tomarse otros más para seguir rascándose la panza en el litoral central. Así, tal como lo leen. Como si todo estuviera perfecto, como si no le importara en lo más mínimo lo que pasó.

¿Les pido algo? No le sigan el juego. Estoy seguro que en el fondo de su corazón linuxero está verde de rabia, y no cabe duda que algo está tramando en lo más oscuro de su terminal.

Pero en fin, vamos a lo importante: yo les había prometido que retomaría algunas de las cosas que Tomás había dejado botadas – partiendo por resucitar este sitio –, y sí, la verdad es que no he hecho absolutamente nada de eso.

¿Les cuento por qué?

La razón es que decidí hacer algo un poco más grande que eso.

Un poco para demostrarle a Tomás que el cuento de la tortuga y la liebre no sólo es muy cierto, sino también que si decide seguir haciendo oídos sordos me terminaré adueñando de algo más que este blog.

Y ya saben que yo no me ando con bromas!

Sigue leyendo esta historia →