Prey para Windows: Porque el código abierto sí funciona

prey-laptop-tracking-script-multi-platform

De haber sabido que lanzar un pedacito de código por los aires me tendría atornillado a la silla respondiendo correos y corrigiendo fallas probablemente lo habría pensado dos veces.

En serio.

Porque si bien Initt y Tugar despegaron en condiciones bastante similares, en el caso de Prey ciertamente no había mucho interés de dedicarle más tiempo que el que me demoré en tener una versión operativa del engendro. Todo porque siempre asumí que con suerte un par de *nixeros bajarían el problema y tate.

Sí, tate Tomás.

De hecho, tengo que reconocer que cuando vi los primeros comentarios pidiendo una versión para Windows me puse un poco pálido. ¿Qué cresta les iba a responder? ¡Si con suerte prendo Windows para probar sitios en navegadores y sería! A eso se suma el hecho de que otros ya empezaban a pedir cambios y nuevas funcionalidades en el programita…

Sólo una palabra: merde.

Pero hubo una otra cosa que claramente no estaba en mis planes y eso fue la difusión que tuvo Prey. Primero un tuiteo por aquí y otro por allá, de ahí uno que otro postito en blogs, aún dentro del público objetivo, hasta que de repente y de la nada el tema pasa a la prensa tradicional y de ahí todo a la cresta.

¡Hasta una periodista italiana me contactó para saber sobre el engendro!

En gran parte fue por esta dimensión que empezó a tomar Prey como "producto/software" que insistí tanto en invitar a colaboradores a contribuir. Sabía que como estaban las cosas difícilmente iba a poder meterle mucha más mano al código, y bueno, menos aún darme el tiempo de portarlo a otros sistemas operativos. Para eso sí que tenía que aparecer un par de manos – no, ojalá cuatro, seis o más.

Y así fue.

Sigue leyendo esta historia →

Prey: Y rastrea tu computador robado

Actualización del 15/04/09: Prey para Windows es una realidad! Puedes ver toda la información y descargarlo en el nuevo sitio oficial de Prey.

Track your stolen laptop with Prey

Si me preguntan ahora, hubiera preferido que mi ex-ex-notebook muriera a causa de una gran, gran explosión. Mil veces éso a que desapareciera un día a manos de unos delincuentes.

Porque si cuando me compré el posterior laptop rabié como un Elmer gruñón intentando que me devolvieran la plata del Windows que nunca usé, imagínense cómo fue la tarde que me di cuenta que unos desgraciados arrancaron con el otro. Y no sólo con el aparato sino con toda su información, con todo el tiempo invertido, y cómo no, y las tres distribuciones de Linux que vivían felizmente en él.

Creo que todos conocemos esa sensación de impotencia que nace cuando te roban algo importante, y bueno, en mi caso simplemente me negué a dar por perdida la máquina y me empeciné en pillar a los responsables.

Como ya tenía el laptop con acceso SSH, lo único que necesitaba era obtener la IP de dónde estuviera conectado el computador e intentar llegar ahí como fuera. Obviamente si el PC estaba conectado a través de un router, tendrían que estar los puertos abiertos para poder entrar, pero aún así me tiré al acecho.

Herramientas no tenía muchas para obtener el IP, pero se me ocurrió que si el tipo abría el navegador se abrirían simultáneamente las cuatro pestañas de inicio que tenía configuradas en Firefox (en ése entonces Begin, Gmail, Bootlog y el viejo LivingSantiago). Y como resultaba que tres de esos sitios eran míos, había una posibilidad de cruzar los User Agents con el minuto de ingreso en los archivos de registro del servidor y así encontrar a mi querido tarro.

Bueno, no hay que ser ningún Nostradamus para saber que me fue bien mal con mi experimento, no sólo porque nunca pude pillar a los impostores, sino porque al final perdí más tiempo que la primera vez que traté de planchar una camisa con la tetera.

Pero hoy les tengo una noticia.

Sigue leyendo esta historia →

Cómo recuperar el costo de la licencia de Windows de tu nuevo PC

windows-in-the-trash-yeah

Hace unos años me compré un notebook Dell. Fue cuando aún no se desencadenaba la tormenta del IdeaStorm que obligaría a Dell a empezar a vender máquinas con Ubuntu preinstalado.

Por lo mismo, cuando pasé por la "fase callcenter" de mi compra, le expliqué al encargado que quería el notebook limpiecito de fábrica y que me descontaran el costo de la licencia de Windows porque no tenía ningún interés en usarlo ni en ése momento ni en el fin del mundo ni aunque estuviese en una isla desierta sin Internet y ningún CD con Linux para instalar.

El salvadoreño al otro lado de la línea obviamente no entendía cómo yo podía ser tan descarado de no sólo pedir sino estar exigiendo otro descuento más, y de hecho en un momento creyó que yo simplemente estaba tratando de hacerlo tonto. Después de más de un "oiga-mé pero yo no pue'o hace'le otro deh'cuento má' a usté" y ya con la oreja roja e hinchada terminé desistiendo de la misión, resignándome a pagar una vez más por un producto que no iba a usar.

Un producto como las pailas por lo demás.

Bueno, resulta que el año pasado, un poco antes de la fecha de navidad me escribió un tal José Ignacio. El tipo me contaba que había logrado precisamente éso: recuperar la plata de la licencia del Windows que nunca usó, con un notebook Dell, y hablando con los mismos tipos del call center a los que yo tanto les había gruñido. La verdad me costó un poco creer la historia, pero entonces José sacó el as que astutamente tenía guardado bajo la manga.

Había documentado absolutamente todo.

Sigue leyendo esta historia →

Begin se pone traje espacial y se lanza a la conquista del universo como Initt

initt-negro

Me van a matar y lo sé.

Sólo antes de que empiecen a tomar las piedras, quiero pedirles un segundito para explicarles por qué a este chalado del mate se le ocurrió rebautizar un proyecto que llevaba más de tres años andando.

Les juro que va a ser cortito.

Ah, y por cierto, los que no crean que acabo de cometer un asesinato brutal al cambiarle el nombre a Begin, pueden saltarse directo al pantallazo que viene abajo. Ahí los está esperando el "What's New" del sitio para que se lo devoren con manjar derretido.

Sigue leyendo esta historia →

(re)bootlog! Vivito, coleando y con nuevo disfraz el perla

ajax-loader ajax-loader ajax-loader ajax-loader ajax-loader

Desde hace algunos meses tenía la idea de meterle un poco de mano a Bootlog. Ya me tenía algo cansado el viejo template con la clásica estructura encajonada y además quería ver qué se traía entre manos la nueva versión de Wordpress.

Lamentablemente...

Sigue leyendo esta historia →

El fin de (un ciclo de) Liberación Digital

portadal-liberacion-digital-notebook.JPG

Estas últimas semanas he leído una cantidad absurdamente alta de comentarios que dicen que el apocalípsis está a la vuelta de la esquina.

No sé si todos lo dirán en serio o no, pero hay varios que creen que un gran hoyo negro creado el nuevo acelerador de partículas se devorará a la Tierra. Curiosamente, hay otros que han salido al paso pero no en defensa de los cabezones del CERN, sino de la interpretación del calendario maya que dice que aún nos quedan cuatro años de existencia.

Por lo menos nos queda un tiempito más, ¿no?

Bueno, la verdad soy bien escéptico con este tipo de cosas – aunque debo confesar que algo de respeto le tengo al matemático ése que predijo el día de su propia muerte –, pero en fin, el LHC lo echaron a andar hace unos días así que por si las moscas voy a publicar algo, sólo en caso de que desaparezcamos de la galaxia en unas horas más.

Además éste es un tema que tengo zumbando en la cabeza desde hace un buen tiempo, así que qué mejor momento para sacarlo hacia afuera que el fin del mundo.

De todas formas, me gustaría agregar que creo poco factible que el mundo se acabe ahora, y eso es por la simple razón de que aún falta una gran profecía por cumplirse, y creo que todos saben a cuál me refiero.

Así que no, de que este artículo marque el fin de los tiempos lo dudo. Lo que sí marca es el término de un ciclo que en mi opinión marcó un antes y un después para muchas personas.

O al menos lo hizo para mí.

Sigue leyendo esta historia →

Tugar 1.0: Ahora la cosa es en serio

Como algunos sabrán, hace unas semanas tomé la no-tan-sana decisión de tener la nueva versión de Tugar en línea para fines de este mes.

Pues bien, faltando un poco más de dos horas para que llegue Agosto, felizmente les puedo contar que se cumplió la meta...

Sigue leyendo esta historia →