¿Divided we fall?

deadpenguin.jpgHace unas semanas mi hermano chico me contó que tenía ganas de probar Linux. Finalmente.

- ¿Qué distribución me recomiendas?
- Ehh… a ver, para partir, puede ser Ubuntu, o SuSE, o Mandriva también…
- ¿Hmm?

Ahí me cayó la teja. Por las reflautas que hay hartas distribuciones: de hecho son 370 para ser más exactos. Trescientos setenta, tal cual. Parece que algo no anda bien. Y no estoy diciendo que la variedad esté mal, de hecho siempre he aplaudido la ventaja de poder elegir en Linux.

Pero para poder elegir hay que saber elegir.

El problema es que hay tan poca información (o tanta pero tan poco filtrada) que para los que están partiendo, Linux es siempre un enigma. Y ése es, quizás, el problema más grande. Al final, no es que Linux sea difícil de usar (de hecho a estas alturas definitivamente no lo es), sino que hay demasiado poca difusión sobre todas las alternativas que existen en el mundo del pingüino.

Les pongo un ejemplo.

nfs_unmount.jpgTomemos el caso de los administradores de archivos. A la rápida: está el clásico mc (Midnight Commander), xfe, nautilus, konqueror, xffm, evidence, rox y algunos más. Por supuesto, cada uno de ellos tiene un enfoque distinto y algunos están hechos específicamente para ciertos escritorios (como Nautilus para Gnome, Evidence para Enlightenment o Xffm para XFce), y para mí es ideal porque te da la posibilidad de elegir el que más te guste.

Pero piensa ahora en un tipo que jamás ha usado Linux. ¿Cómo sabe cuál elegir? Cómo explicarle a mi hermano chico las diferencias sobre Rox y Xfe si todavía no sabe qué es ‘root’, por ejemplo?

Este creo que es otro de los obstáculos que tiene que vencer Linux para ampliarse al público masivo. Aunque sigo creyendo que la gracia es que hay posibilidades para elegir, también es importante que haya una mayor sinergia entre los distintos proyectos (Gnome y KDE son un buen ejemplo). A veces siento que en Linux la rueda se reinventa todos los días. Y me molesta bastante.

Esto lo digo porque hay algunos proyectos que parecen más el capricho de un programador, que el producto del trabajo colaborativo entre varios. Ya estoy cansado de ver programas “based on tal otro” donde no se entiende por qué el tipo, en vez de contribuir con el código al proyecto inicial, prefirió cambiarle el nombre. ¿Será en el afán de llevarse el crédito? Les doy dos ejemplos: Mousepad y Vtiger CRM.

Mientras tanto, al otro lado de la vereda hay casos emblemáticos de éxito… precisamente producto del trabajo en conjunto. Está Firefox, Apache, Inkscape, Gimp, y cuántos otros más. En este sentido, no puedo estar más de acuerdo con Paul Scrivens, quien decía que Flock (el ‘nuevo’ navegador ‘basado en’ Firefox) nunca tuvo una chance. Lógico, ¿cuál es el sentido de hacer otro navegador ‘como’ el Firefox pero que no es el Firefox?

En fin. ¿Estamos perdidos? No, para nada, de hecho hay algunas iniciativas por unir proyectos divergentes (aunque igual creo que no son suficientes).

En la eterna batalla entre KDE y Gnome, existe el interés por construir un puente entre ambos, a través de los proyectos Tango y Portland. Ambos pretenden establecer estándares conexos entre ambas plataformas, para facilitar la portabilidad entre ambos escritorios. El primero lo hace desde el punto de vista gráfico y el segundo desde el punto de vista del código y esas cosas. O sea el primero está enfocado en el usuario final, mientras que el segundo en el programador. Otra iniciativa importante es el LSB, que también pretende crear un set de estándares para la evolución de Linux.

Pero a los que realmente aplaudo es a los tipos de Novell, que efectivamente están poniendo en práctica todo esto. Y a otro que felicito es a John Cherry por sus comentarios. Él es miembro del OSDL y me parece muy bien que lo reconozca:

“We’ve got to stop acting like a bunch of disparate organizations and work together on the Linux desktop for it to be successful.”

O sea al menos no soy el único que piensa así. De hecho Roger Waters también opina como yo (esta es como la cuarta vez que lo cito): “Together we stand, divided we fall!”

11 comentarios

  1. a ver… leafpad es un gedit al que le han sacado todas las caractrísticas a tal punto que ya no depende de gnome, es sólo gtk, y eso hace díficil la impresión ya que habría que escribir todo el codigo para imprimir desde 0. A los desarrolladores de leafpad les gusta no usar las librerías de gnome o de cualquier otro escritorio ya que no están instaladas en todos los computadores en cambio gtk practicamente viene con x. Para eso se creó mousepad, para usar las librerías de xfce para imprimir y hacer una que otra cosa más. Como ves, los dos proyectos tienen visiones distintas de hacia adonde avanzar y se separaron. Ahora, hay otros casos que realmente no entiendo, como vtiger.

  2. Eleniel says:

    Acavo de leer (http://barrapunto.com/article.pl?sid=05/12/18/1023210) que ha sido lanazada la versión 2.0 de MoLinux… Una idiotez: ¿para qué otra distribución basada en Ubuntu? Está claro que el principal freno para Linux es la falta de drivers para muchos dispositivos (culpa del fabricante), y la falta de software comercial, porque queramoslo o no hay tercos que no dejarán de usar productos Adobe/Macromedia y tercas que no dejarán de usar AutoCAD ;) Entonces, no sé por que incisten en hacer sencillo lo que ya no puede ser más sencillo: si los fabricantes de hardware, por ejemplo, distribuyeran controladores para Linux gratis, como hacen con los de Windows, el show de configurar x dispositivo con x driver no oficial no existiría. Si hubiera PhotoShop para Linux muchos cambiarían su visión al respecto (que he leído que es una mierda porque el GIMP no hace tal o cual cosa ¬¬)

  3. meneame.net says:

    ¿Divided we fall?

    Una de las grandes ventajas del software libre se ha transformado en una debilidad: poder modificar el código para adaptarlo a ciertas necesidades ha generado un montón de proyectos que no parecen tener pies ni cabeza.

  4. sì, quizás en ese sentido el Mousepad se salga de la regla, pero a lo que voy es que no siempre la divergencia de proyectos es positiva, porque muchas veces los programas son réplicas unos de otros, o bien pasa lo que pasa con las distros, como bien dice Eleniel.

    la pregunta es: ¿de qué forma se contribuye más? a mí parecer, colaborando con proyectos que ya existen (y de ellos hay bastantes), y no reinventando la rueda por enésima vez. creo que así la comunidad Open Source gana mucho más.

  5. Hola:

    Con respecto a cual distro recomendar a tu hermano, fácil, SUSE 10 OSS. Instalas la distro en el pc y luego actualizas agregando el soporte para los multimedios, que por problemas de las malditas licencia y no por capacidad deben ser descargados e instalados desde internet. Y si no quieres descargar nada, puedes comprar la SUSE 10 de Novell que trae todo y mucho mas. Tambien encontrarás una comunidad amistosa y mucha documentacion en internet. Luego le enseñas a tu hermano como debe realizar las actualizaciones, a través del YAST y listo, te olvidas de tu hermano (y dejas de ser pringao, jeje).

    Con respecto a la pregunta que realizas, porque tantas distros, pues fácil:

    1. porque en la diversidad esta el gusto, cada uno busca el que mas le guste o le acomode; 2. porque al existir diversidad de programas, hay mayor seguridad tanto para el software como para los usuarios. Seguridad para el software,porque si hay dos programas, nadie podra apropiarse del programa y limitara su uso. Seguridad para los usuarios porque siempre existira un fork libre que podremos utilizar.
    3. Porque de esta manera el software siempre evolucionara.

    Y finalmente si no deseas tanta diversidad, quedemonos todos con windows+wordpad+mediaplayer, y nada mas. ¿Para qué otros programas si con estos tenemos lo necesario?

    Saludos

  6. noo alex, parece que no me estás entendiendo. me parece muy bien que en el mundo del Open Source hayan alternativas. creo que esa es la ventaja a fin de cuentas, lo que amplía el grado de evolución de los distintos proyectos (aquellos que se complementan).

    pero ojo. todos los extremos son malos, y me parece BASTANTE extremo el hecho de que hay 370 distribuciones de Linux. ahí ya ni se puede elegir, yo con suerte conozco 20 distribuciones de Linux y siento que he probado varias.

    es decir: sí, viva la diversidad, pero hasta cierto punto.

  7. wachunei says:

    yo creo que … ¿cuantos años tiene tu hermano chico?

  8. jajaj

    los suficientes como para aún no conocer Linux.

  9. F says:

    Sin duda lo que dice Tomás (el exceso de alternativas) es una barrera de entrada a Linux… suelo informarme bien antes de elegir algo pero leer sobre 370 variantes de un “mismo” producto me parece mucho.

    Buen artículo, ojalá en el futuro se den las cooperaciones necesarias para tener menos alternativas pero mejores.

  10. Paco says:

    Yo sí se elegir: desconfío sistemáticamente de todos los que ponen en duda la diversidad y se quejen de que hagan falta conocimientos para tener criterio. Me asusta pensar en soluciones a lo para ellos «es un problema».

Deja un comentario