El misterio develado: Tiendas en línea para todos

el-misterio-de-las-tiendas-en-linea

Los sabios lectores que conocen Bootlog mejor que la disposición de letras del teclado recordarán que llevo casi dos años hablando acerca de un "proyecto secreto". Uno en que he estado trabajado a distancia con Ismael – también conocido como @ismasan – quien fuera socio mío en Aardvark, la empresa ésa del famoso slogan "si lo pronuncia bien a la primera le hacemos un descuento".

Pues resulta que tan pero tan pero requete tan secreto es, que incluso cuando tuve que rediseñar éste sitio apareció misteriosamente y de la nada un signo de interrogación para meterle más suspenso aún a la llegada de este hijo pródigo.

Ismael por supuesto no ha sido tan sigiloso como yo y ha tirado mi experimento por la borda no una sino varias veces, pero para los que aún no conozcan el final de la película, aquí voy.

La historia se empieza a tipear

Como se imaginarán, en la vieja era Aardvarkiana se trabajaba más que zombies endemoniados, especialmente en aquellas tardes en que hacíamos extensas pruebas de calidad a nuestro software de gestión corporativa UT2007. Pero de vez en cuando nos tomábamos un break y si coincidía que en ése momento chillara sin piedad nuestro cuernófono, Ismael tomaría el auricular para saludar como siempre en impecable jerigoncio.

-- Leo: ¿Quién es? -- Ismael: Ni idea. Suena como importante pero quiere un carrito de compras. -- Héctor: ¿Otro más? -- Ismael: Otro más. Ya debe ser como el tercero en menos de un mes! -- Tomás: Pregúntale si quiere carrito o canasto de compras. Dile que son cosas distintas. -- Héctor: Jaja, que es gil Tomás. -- Tomás: Jaja. -- Leo: ¿Qué le decimos? -- Ismael: Hmm... no sé. ¿Queremos hacer un sitio con pago en línea? -- Héctor: ¿Desde cero? -- Leo: Cresta. -- Tomás: El otro día vi que apareció un CMS de e-commerce nuevo, una cuestión como "rosado" o "fucsio", algo así. -- Leo: ¿Y? -- Tomás: No sé. Lo mire a la rápida y era como un OSCommerce pero más "web dospuntoshero". -- Ismael: Hmm, probablemente más de lo mismo... ¿PHP? -- Tomás: Sip. Ya te dio asco me imagino, jaja. -- Leo: Bueno dile que lo vamos a conversar y le mandamos un presupuesto. -- Héctor: ¿Con ése "conversar" te refieres a un rematch? -- Ismael: Jeje. :)

Bueno, es posible que los diálogos no hayan sido exactamente así tal-tal cual, pero el asunto es que en Aardvark siempre fueron un tema complejo los sitios web con pago en línea, y por tres grandes razones – o más bien, por tres grandes problemas:

shopping-cart-bootic

  • El primero.
    Porque habiendo probado la mayoría de los softwares de e-commerce de código abierto, nuestra impresión siempre fue que ninguno resolvía BIEN el problema. Ninguno lograba simplificar de manera elegante el proceso de administrar catálogos de productos en línea, lo que significaba que eventualmente nuestros clientes tendrían problemas manejándolos en el día a día (problema para ellos y para nosotros, claro). Todos pura física cuántica.
  • El segundo problema.
    Al mismo tiempo, ninguno nos ofrecía la flexibilidad necesaria como plataforma para atraernos como desarrolladores a usarla. Todos requerían una curva de aprendizaje tan alta (para no quedarse en lo básico y hacer cosas más interesantes) que simplemente no valía la pena dedicarle tanto tiempo sólo para armar un sitio (nuevamente, problema para nosotros). Biología inframolecular.
  • Y el tercero.
    Por último, sabíamos que al tratarse de transacciones en línea el tema se hacía triplemente más delicado. Porque claro, si en blog desparece un post quizás no sea tan grave, pero si en una tienda falla el flujo de la transacción, o no se efectúa un pago, es una cosa bien distinta. Llamado y reto a gritos seguro.

Por todo esto tratamos siempre de mantenernos a raya de cualquier tipo de desarrollo que involucrara carritos, canastos, cestas, o lo que fuera que tuviera que ver con compras en línea, simplemente porque hasta ése entonces el desarrollo y la implementación equivalía a cacho seguro. Hasta que un día con Ismael decidimos tomar el oso hormiguero por las orejas y encontrarle una solución definitiva al asunto.

Un año y medio después puedo darles finalmente la respuesta.

logo-bootic-blanco-grande

Así es, decidimos construir desde cero una plataforma dedicada a crear tiendas en línea.

Presentando Bootic

Bootic es una aplicación diseñada específicamente para administrar catálogos de productos y, obviamente, realizar ventas en línea. Integra una serie de herramientas que hacen de un sitio web un verdadero lugar para hacer negocios.

screenshot6

Está escrito en Ruby sobre Rails y lo ofrecemos de manera hosteada, por lo que nuestros clientes no sólo no tienen que esperar largos tiempos de desarrollo, sino también se ahorran la pega de instalar o configurar paquetes de software, y además los costos de mantención, de las actualizaciones y por supuesto del hosting.

Y por la experiencia de trabajar con distintos servicios de hosting, puedo decir que eso también significa ahorrarse un montón de dolores de cabeza!

Bootic vs. otros CMS

orders-cut

Bootic es un gestor de contenidos completo, es decir, con él puedes hacer prácticamente todo lo que querrías en un CMS como Wordpress o Joomla. La diferencia está en que además puedes crear colecciones de productos, definirles atributos, administrar niveles de stock, gestionar las órdenes de compra de los clientes, analizar sus perfiles, obtener estadísticas de ventas, definir zonas y costos de envío, revisar los estátus de los despachos, en fin.

En otras palabras, más que un gestor de contenido, Bootic es un gestor de ventas en línea. Y lo bueno es que lo segundo no elimina lo primero.

Además de esto, Bootic viene integrado de fábrica con mecanismos de pago como DineroMail y Webpay. Esto significa que basta con que pongas tu código de cliente en el panel de administración y voilá! Que comiencen las ventas.

orden-cerrada

Obviamente, cada tienda cuenta con almacenamiento propio y todas funcionan de manera autónoma, es decir, tienen sus propias opciones, usuarios, secciones y su propio diseño. Dominio propio, por supuesto.

Y si hay algo de lo que nos hemos preocupado es hacer de Bootic una aplicación autoexplicativa. Es decir, que se entienda por sí sola y no requiera un manual de uso como el de mi plancha que venía en siete idiomas y más encima no entendí ni jota.

El software como un servicio

Hay algo en que se diferencia Bootic de mis otros proyectos y no es precisamente que el logo tenga un toldito. La diferencia es que detrás de esta guagüita hay una empresa, con la cual ofrecemos el software como un servicio (lo que también se conoce como SaaS).

En otras palabras, Bootic no se vende como un paquete sino cobramos una mensualidad por los distintos planes, al igual que como funcionan Basecamp, Salesforce o Lighthouse. El paquete incluye todo, partiendo por la creación de la tienda y el uso de la plataforma, el alojamiento de los productos y sus archivos adjuntos, la mantención del servidor y el respaldo de las bases de datos, el soporte técnico continuo, e incluso la gestión de los servidores de dominio (DNS) en caso de que el cliente lo necesite.

Básicamente estamos como monos 24/7/365/∞ encima de todo, y no sólo revisando que las máquinas no mueran sino también desarrollando e incorporándole nuevas funcionalidades a la bestia. En mi opinión es ésta una de las mayores gracias de Bootic como solución, ya que en el fondo es una aplicación en constante evolución.

¡Salió verso!

bootic-e28094-el-gestor-de-catalagos-de-productos-que-todos-estabamos-esperando_1240964937835

Y no, no ofrecemos Bootic como un servicio porque "la nube sea el futuro" ni nada de éso. Simplemente creemos que éste modelo es una mucho mejor solución tanto para nosotros como para nuestros clientes. El hecho de que Bootic sea alojado nos permite dedicar más tiempo a mejorar la plataforma, y además cobrar un precio más bajo por lo que sinceramente creemos que es un producto superior.

Abierto para público

bootic-now-open

Hoy por hoy estamos aceptando cotizaciones para abrir nuevas tiendas en el sistema, aunque no lo estamos de manera automática, ya que preferimos empezar un período de marcha blanca antes de abrir las puertas en su 100%.

Es decir, por ahora no es posible activar tiendas a través del sitio web de Bootic, pero si quieres probar el sistema contáctanos y con gusto te daremos un acceso para que le dés una prueba en carne propia al sistema.

Yo nunca he sido muy fanático a declarar estados alphas ni betas ni twitters y ésta no es la excepción. Si bien hay varias funcionalidades que aún están en desarrollo, la plataforma en su estado actual funciona por completo. O sea si estás interesado en abrir una tienda en línea, o si tienes un sitio web y quieres empezar a vender a través de él, o incluso, si te dedicas a la web y se te ocurre que podrías ofrecerle una plataforma de ventas a tus clientes, pues amigo, más que bienvenido.

Por si las moscas, Bootic también tiene un blog y una cuenta en Twitter donde iremos anunciando todas las novedades de la plataforma.

Por ahora los invito a echarle un vistazo al sitio web de Bootic y a comentar o criticar todo lo que quieran (salvo los errores que debe tener en la porquería ésa de IE6). Y si en alguna remota ocasión un tío lejano ojalá bien ricachón les pregunta si conocen algún sistema para vender en línea, bueno, ya saben qué responder:

-- Hachetetepé, slach-slach, buu-tic, punto, net. -- ¿Cuánto me dijo m'hijito? -- Buu-tic. Punto net, no punto ce-ele. -- ¿Bucuánto? ¿Budín?

Cresta.

¡El que lo escriba bien a la primera se gana un descuento!

menciones

    comentarios

      deja un comentario