Cómo recuperar el costo de la licencia de Windows de tu nuevo PC

windows-in-the-trash-yeah

Hace unos años me compré un notebook Dell. Fue cuando aún no se desencadenaba la tormenta del IdeaStorm que obligaría a Dell a empezar a vender máquinas con Ubuntu preinstalado.

Por lo mismo, cuando pasé por la "fase callcenter" de mi compra, le expliqué al encargado que quería el notebook limpiecito de fábrica y que me descontaran el costo de la licencia de Windows porque no tenía ningún interés en usarlo ni en ése momento ni en el fin del mundo ni aunque estuviese en una isla desierta sin Internet y ningún CD con Linux para instalar.

El salvadoreño al otro lado de la línea obviamente no entendía cómo yo podía ser tan descarado de no sólo pedir sino estar exigiendo otro descuento más, y de hecho en un momento creyó que yo simplemente estaba tratando de hacerlo tonto. Después de más de un "oiga-mé pero yo no pue'o hace'le otro deh'cuento má' a usté" y ya con la oreja roja e hinchada terminé desistiendo de la misión, resignándome a pagar una vez más por un producto que no iba a usar.

Un producto como las pailas por lo demás.

Bueno, resulta que el año pasado, un poco antes de la fecha de navidad me escribió un tal José Ignacio. El tipo me contaba que había logrado precisamente éso: recuperar la plata de la licencia del Windows que nunca usó, con un notebook Dell, y hablando con los mismos tipos del call center a los que yo tanto les había gruñido. La verdad me costó un poco creer la historia, pero entonces José sacó el as que astutamente tenía guardado bajo la manga.

Había documentado absolutamente todo.

El bendito virus

José me contó que originalmente había cotizado un notebook 1420N con Ubuntu preinstalado, pero que justo el día que andaba con los billetes esa opción no estaba disponible, por lo que tuvo que irse por la versión con Windows Vista. Al hablar con los tipos del call center les negoció un bolso extra al no estar disponible la versión con Ubuntu, y después de unos días llegó el nuevo juguete a su casa.

Pero por esas cosas de la vida justo apareció un bendito virus que lo dejó en cama al día siguiente, y bendito porque fue justamente éso lo que le dio el tiempo necesario para agarrar el teléfono y ponerse a regodiar como el peor de los mosquitos en el oído.

Sí, como ésos.

Obviamente tuvo que lidiar con la clásica respuesta "es que eso no se puede señor", o incluso algunas tan insólitas como "existe una ley que obliga a ponerle Windows a los computadores" (!!!). Pero tan bien hizo la pega nuestro amigo que terminó recuperando no sólo la licencia de Windows sino también la del antivirus McAffe que venía en el paquete. En resumen, 100 dólares de vuelta al bolsillo.

El paso a paso

Bueno, el final de la historia ya la conocen y pueden leerla completa de la mano del propio José en su blog (entretenida lectura, por lo demás). Les recomiendo en especial la parte del final, donde enumera las claves de su éxito y el cómo usted mismo puede ser feliz también. A modo de Resumen Resumido cito una parte:

"Sólo a manera de compendio, los pasos en que creo se resume la solicitud de reembolso para el caso de Dell son:
  1. Cotizar y asegurarse que no hay una opción igual en hardware pero con Linux.
  2. Documentarse sobre el CLUF y elaborar un plan de solicitud (ayuda memoria, diagrama, etc.)
  3. Solicitar hablar con el siguiente nivel de atención cuando la cosa se trabe y no te pesquen (no creerse el cuento que el Supervisor siempre está ocupado), y
  4. Amarrarse las manos y si es necesario cortárselas para no aceptar la licencia de Windows hasta cumplir tu objetivo. Para el caso de otras marcas evidentemente no hay que considerar el Paso 1."

Si se fijan, lo más curioso es que fue la llegada de Ubuntu a Dell lo que hizo que esta historia tuviera un final feliz, pero insólitamente sólo por el hecho de no estar disponible una versión con Ubuntu del mismo PC. Es decir, José usó Ubuntu como una herramienta de negociación, lo que me hace creer que en fondo la llegada del pingüino a Dell les hizo entender (no a Michael sino más bien a los salvadoreños) que el software efectivamente es una cosa que va separada del computador.

¡Y que bien que finalmente lo entiendan así!

Hágalo usted mismo

Obviamente, es probable que hayan otras vías (más fáciles) de llegar al mismo camino – de hecho hay otros casos de éxito – , pero al menos éste es el primero que conozco en Chile y por lo mismo creo que hay que darle toda la cuerda que se pueda.

En resumidas cuentas, el camino de José fue:

  • Comprarse un notebook con Windows instalado y no Ubuntu,
  • del cual Dell no ofrecía una versión exacta con Ubuntu, y por lo tanto
  • negociar la devolución de las licencias en vista de que Dell no le podía ofrecer el mismo PC con Ubuntu,
  • negando el cambio del notebook por otro con Ubuntu pero con características distintas.

Obviamente lo ideal hubiera sido que desde un principio le ofrecieran el PC vacío y descontasen el monto de las licencias, pero lo importante de esta historia es que demuestra que con un poco de paciencia sí se puede.

Grande José

devolucion-licencia-windows

Aprovecho de aplaudir a José Ignacio por la astucia de documentar todo y especialmente por su interés de hacerlo público. De hecho la idea de José era que yo publicara ésto en FayerWayer, pero bueno, considerando que llevo casi un siglo sin publicar por esos lados y mi cuenta de usuario debe tener telarañas, me pareció algo patudo llegar y tirarlo así como así no más. Por eso le prometí que haría una mención en mi a veces olvidada trinchera, dándole toda la atribución que le corresponde.

Llega a ser hasta vergonzosa mi demora, pero bueno, qué le vamos a hacer, más vale tarde que nunca, ¿no?

Así que ya saben, la próxima vez que compren un PC, ya sea un Dell o un HP o lo que sea, ármense un poco de paciencia y podrán recuperar lo que legalmente les pertenece, y de pasada vivir una sensación de triunfo imperdible. Pequeña será, pero no todos los días se le gana una batalla al oculto Monstruo de los Tentáculos.

menciones

    comentarios