Begin, las pailas!

¿Ven que se los dije?

Probablemente algunos creyeron que Tomás iba a hacer todo lo posible por retomar el control de este espacio (o bueno, al menos algo!) Que iba a tratar de descifrar su nueva clave hasta achuntarle, y que se iba a hacer el lindo publicando cosas, probablemente aprovechando de burlarse de mí hasta el cansancio. Ya me imagino el tipo de frases clichés y sin sentido que sacaría:

-- Habrás ganado una batalla, pero la guerra la gané yo Pink, porque el rock es lo más grande.

Bueno, adivinen qué esta vez no hay nada que adivinar: todos sabemos que el tipo olímpicamente decidió hacer todo lo contrario.

En medio de lo que cualquiera llamaría una "hecatombe de los hemisferios", a Tomás no se le ocurrió nada mejor que tomar sus cosas y partir unos días al sur, y después tomarse otros más para seguir rascándose la panza en el litoral central. Así, tal como lo leen. Como si todo estuviera perfecto, como si no le importara en lo más mínimo lo que pasó.

¿Les pido algo? No le sigan el juego. Estoy seguro que en el fondo de su corazón linuxero está verde de rabia, y no cabe duda que algo está tramando en lo más oscuro de su terminal.

Pero en fin, vamos a lo importante: yo les había prometido que retomaría algunas de las cosas que Tomás había dejado botadas – partiendo por resucitar este sitio –, y sí, la verdad es que no he hecho absolutamente nada de eso.

¿Les cuento por qué?

La razón es que decidí hacer algo un poco más grande que eso.

Un poco para demostrarle a Tomás que el cuento de la tortuga y la liebre no sólo es muy cierto, sino también que si decide seguir haciendo oídos sordos me terminaré adueñando de algo más que este blog.

Y ya saben que yo no me ando con bromas!

Resulta que desde el día en que hice caso al llamado del séptimo chacra, Tomás no ha hecho otra cosa que trabajar como tonto en la nueva versión de Begin, casi como si fuera lo más importante del universo. Tanto así que si no está trabajando en la nueva versión, está hablando sobre ella. Que Begin para acá, Begin para allá, para-arriba para-abajo y arraun-de-guer.

screenshot1.png

No me explico cómo, pero incluso logró que Publimetro lo entrevistara y lo pusiera en la portada del sitio. ¡Qué se cree el perla!

Bueno, la cuestión es que toda la chuchoca de Begin inevitablemente llegó el punto en que terminé hasta la coronilla, así que tomé la decisión de demostrarle a este demente que en el mundo hay algo más que "su guagüita", y que incluso yo podía inventar algo mejor.

Sí, en serio, no se rían.

Algo de conocimiento tenía de esas interminables noches de hackeo en que lo acompañé (hubo varias otras en que no, por supuesto), así que ya contaba con algunas herramientas para soprenderlo con algo para cuando volviera de sus inmerecidas vacaciones.

Ahí fue donde me acordé que él llevaba un tiempo buscando departamento, y que prácticamente todos los días soltaba un comentario del tipo "es que es imposible, todos los sitios para buscar depto son como las #$%&@!" (para que vean el super docto lenguaje de nuestro amigo).

Así que ya estábamos. Sólo había que poner las dendritas a la obra.

tugar-por-pink-y-que-quede-claro.png

…y así fue como nació Tugar.

¿Tuqué?

Tu-gar!

En resumen, se trata básicamente de un agregador de propiedades en arriendo sobre Google Maps, que pretende hacerle la vida más fácil a todos los que están buscando una casa o departamento o pieza o una cueva amoblada cinco estrellas para arrendar.

Tugar lee los datos de las propiedades de distintas fuentes, las geocodea (o sea encuentra la latitud/longitud de cada punto, ya sea una dirección o una intersección de calles) y después las proyecta sobre el mapa para poder ubicarlas geográficamente.

La idea es hacer que la búsqueda de "tu nuevo hogar" sea mucho más intuitiva y lógica (y si me preguntan, también darle un uso verdaderamente útil a Google Maps), mostrando en qué lugar exacto está la oferta, junto a su precio, el número de metros cuadrados construidos, y obviamente un link hacia la ficha original en el sitio donde fue publicado.

Lo que hay ahora es sólo una versión en desarrollo con algunas propiedades en Santiago, pero la idea es en el corto plazo agregarle nuevas funcionalidades y ampliar el espectro para todo Chile. De todas formas, ya se pueden encontrar algunas cosas en Santiago Centro, Providencia, Ñuñoa y Las Condes, y es posible ubicar sectores específicicos de la ciudad a través de la búsqueda de intersecciones de calles.

Insisto: esta es sólo una versión en desarrollo, y ciertamente queda mucho aún por mejorar!

Bueno, eso sería todo. La verdad me encantaría saber qué les parece el invento, obviamente empezando por tí Tomás. Lamento decírtelo amigo, pero la hora de Begin ya pasó… hoy es la hora de Tugar!

– Pink

menciones

    comentarios