Archivo para Mar 2008

Mi última advertencia

Tomás, ¿acaso creíste que no lo sabría? Ya sé que te estás tramando para hoy día.

Un pajarito me contó que ibas a tener unos minutos para hablar hoy en Webprendedor 2008, y si mi instintos no me fallan, seguramente sea en el módulo de los lanzamientos de...

Sigue leyendo esta historia →

Begin, las pailas!

¿Ven que se los dije?

Probablemente algunos creyeron que Tomás iba a hacer todo lo posible por retomar el control de este espacio (o bueno, al menos algo!) Que iba a tratar de descifrar su nueva clave hasta achuntarle, y que se iba a hacer el lindo publicando cosas, probablemente aprovechando de burlarse de mí hasta el cansancio. Ya me imagino el tipo de frases clichés y sin sentido que sacaría:

-- Habrás ganado una batalla, pero la guerra la gané yo Pink, porque el rock es lo más grande.

Bueno, adivinen qué esta vez no hay nada que adivinar: todos sabemos que el tipo olímpicamente decidió hacer todo lo contrario.

En medio de lo que cualquiera llamaría una "hecatombe de los hemisferios", a Tomás no se le ocurrió nada mejor que tomar sus cosas y partir unos días al sur, y después tomarse otros más para seguir rascándose la panza en el litoral central. Así, tal como lo leen. Como si todo estuviera perfecto, como si no le importara en lo más mínimo lo que pasó.

¿Les pido algo? No le sigan el juego. Estoy seguro que en el fondo de su corazón linuxero está verde de rabia, y no cabe duda que algo está tramando en lo más oscuro de su terminal.

Pero en fin, vamos a lo importante: yo les había prometido que retomaría algunas de las cosas que Tomás había dejado botadas – partiendo por resucitar este sitio –, y sí, la verdad es que no he hecho absolutamente nada de eso.

¿Les cuento por qué?

La razón es que decidí hacer algo un poco más grande que eso.

Un poco para demostrarle a Tomás que el cuento de la tortuga y la liebre no sólo es muy cierto, sino también que si decide seguir haciendo oídos sordos me terminaré adueñando de algo más que este blog.

Y ya saben que yo no me ando con bromas!

Sigue leyendo esta historia →