KDE4: ¿Una "nueva" experiencia?

kde-crystal-ubuntu.jpg

A pesar de que no uso KDE, igual le he dedicado un par de posts aquí en bootlog, y la mayoría de las veces ha sido para hablar sobre la famosa nueva versión que todos queremos ver. Sobre los cambios y las maravillas que traerá el amado, odiado, pero especialmente esperado hijo pródigo de la K: KDE4.

"La promesa". Así lo llamaremos.

Ahora, si hay algo que he leído incontables veces en la red —en especial en blogs de KDEeros o en los sitios de los propios sub-proyeKtos— es que con KDE4 "se viene una nueva era", que "será una nueva experiencia" o puras cosas así. Que todo cambiará, que la revolución del escritorio y cuánta cosa más. Ya me imaginaba que la gente saldría corriendo por las calles el día del lanzamiento oficial.

Les cuento: hace unos días aparecieron unos LiveCDs de KDE4, basados en OpenSUSE, listos para quemar y echarlos a andar. Obviamente, aproveché la oportunidad para darle una vuelta a "la promesa" y ver si todo era así de cierto.

snapshot5.png

Un vistazo general del escritorio de KDE4, después de un laaargo booteo. ¿Qué opinas?

Lo mismo digo yo. Pero vamos al detalle.

Nos habían dicho que toda la magia de este nueva versión de KDE se sostendría sobre varios pilares. Uno llamado Phonon, otro llamado Plasma, otro llamado Solid, otro llamado Oxygen y por supuesto, QT4. Habían algunos más, como Tenor o Appeal, pero sus respectivos sitios murieron así que asumo que quedaron en nada. Hace un (montón de) tiempo escribí un par de tonteras sobre algunos de estos pilares, y obviamente ahora esperaba verlos en todo su esplendor.

Me llevé una mala sorpresa.

Lo primero que quise ver en el nuevo KDE era cómo había avanzado todo el tema de la interfaz, la composición de los elementos en las ventanas de diálogo, los "abrir archivo" y los menús y todo eso. Un ítem donde, en mi humilde opinión, KDE siempre ha estado detrás de GNOME, y donde, según entiendo, el trabajo colaborativo entre diseñadores y programadores (llamado "Appeal") debió haber tenido alguna incidencia.

Plop. Ahora veo por qué el sitio ya no existe.

snapshot11.png

Las interfaces en KDE siguen siendo un desorden absoluto. Abres un programa o una ventana y ni siquiera se alcanza a ver el menú o los íconos porque esta todo demasiado colapsado o demasiado apretado. Los cuadros en general no están bien alineados, o bien espaciados, y siempre quedo con la sensación de que todo está "como al lote". Para que vean a qué me refiero (vean el desorden y la desproporción de los elementos en la ventana de "Abrir archivo").

snapshot4.png

Entiendo que esta es una versión en desarrollo y muchas de las cosas aún no están listas, pero sinceramente a estas alturas uno espera que el tema esté solucionado de raíz. No por nada ahora estamos pendientes de efectos mucho más avanzados: damos por hecho que la composición de elementos a nivel básico ya no dejó de ser un problema.

Siguiendo con la interfaz: los menús. Bien, me pareció que en general se veían mejor y más ordenados que en la última versión de KDE que usé (3.3). En todo caso, creo que aún falta simplificar eso de tanto submenú por aquí y por allá. No puede ser que Image Editing tenga dos submenús (Image Editing y Vector Drawing) y cada uno de ellos tenga sólo un elemento! No tiene sentido, deberían aparecer todos juntos en el nivel superior, como bien lo solucionan GNOME o XFCE.

oxygen-mini.jpg

Bueno, y si estamos hablando de la gráfica, entonces hay que sacarse el sobrero y aplaudir a los tipos de Oxygen, el nuevo set de íconos por defecto de KDE4. Ya era hora que cambiaran los viejos Crystal SVG por algo nuevo, y en verdad se nota la diferencia. Eso sí, a primera vista se nota que varios íconos faltan (o quizás no estaban bien linkeados), y en algunos casos aparece un ícono viejo y pixelado (algo que me imagino que no veremos en la versión final de KDE4). Un punto fuerte, aunque falta aún.

snapshot1.png

Plasma, Plasma, Plasma… ¿qué pasó con Plasma, y sus Applets y Extenders? Habíamos leído que KDE4 soportaría Applets (como los Widgets de OSX) y Extenders (extensiones para que los Applets desplieguen información adicional), pero nada de nada. De hecho, ni siquiera había un System Tray en el panel, y no pude agregarlo porque en ningún lado estaba el Control Center! Punto flaco. Era uno de los más importantes (yo estaba esperando el "efecto wow") pero me llevé una gran decepción. Nada nuevo.

¿Phonon? Ni siquiera pude probar la nueva API multimedia, porque el sonido ni siquiera me funcionó en Amarok. En todo caso, el problema debe haber sido del LiveCD de OpenSUSE y no de KDE, porque hubieron hubo varias cosas que no funcionaron, como el WiFi, un pendrive, y tampoco la "ruedita" del mousepad.

snapshot6.png

Pero siempre hay luz al final del túnel.

Esa luz se llama Dolphin, y es el nuevo administrador de archivos de KDE. Hasta donde sé, en KDE4 se reemplazará a Konqueror por defecto (este último sólo va a ser un navegador), y definitivamente es una excelente decisión. Dolpihin es muchísimo más rápido y compacto que Konqueror; algo así como Thunar versus Nautilus. En realidad, Dolphin es bien parecido a Thunar, excepto por una pequeña gran diferencia: split mode, para tener dos columnas con tus archivos en paralelo. Un lujo que puedes ver en el pantallazo de arriba.

Ahora, hablando sobre KDE en sí, hay que decir que sí se nota mucho más ligero y más despierto "atento", y eso se debe a que muchos de sus componentes fueron reescritos por completo. Una diferencia que se nota (a pesar de que todo corría desde un LiveCD, lo que lo hace incluso más evidente).

Entonces, ¿es KDE4 una maravilla o no?

Juzgando por lo que yo vi, queda claro que no. Aún no. Es cierto que hay un par de avances en KDE4 con respecto a sus antecesores, pero sinceramente no me parece que sea una "revolución" ni nada así. Entiendo que el mayor avance del nuevo KDE está en la tecnología que hay detrás, como la nueva librería QT4 y tantas otras APIs, pero eso definitivamente no lo convierte en una "nueva experiencia" como tanto lo han anunciado con bombo y platillo. Al menos no lo es para el usuario final.

Esperemos que "la promesa" se cumpla para cuando la versión oficial vea la luz.

menciones

    comentarios