El evangelio perdido de Judas

judas_gospel.jpgPensé que todo esto de que recuperación del evangelio de Judas iba a tener más impacto en la blogósfera. Me equivoqué: mire por aquí y por allá y nada nada. Así que aquí estoy tirando los choros al canasto en bootlog, a ver cuánta discusión se arma (estamos en la fecha ideal por lo demás).

Partamos. Aquí va mi reflexión de esta semana.

Quizás algunos no lo sepan todavía, pero el domingo pasado dieron un reportaje en el NatGeo sobre el hallazgo de un texto de la antiguedad. Un códice perdido en unas catacumbas que resultó tener casi 2000 años de vida: el Evangelio de Judas.

Judas Iscariote, el mismo que teóricamente traicionó a Jesús después de la Última Cena (o sea un día como hoy) y que la historia se ha encargado de pintar como un ser despreciable y sin principios. Un hombre fue capaz de vender a Jesús por un par de monedas… ¿o no fue así?

Parece que no.

pres_saved.jpgCuenta la historia de NatGeo que el año 1970 pillaron este códice en el desierto de El Minya (Egipto), el cual después pasó por Europa y llegó a EE.UU. Ahí estuvo guardado durante 16 años en una caja de seguridad, hasta que un vendedor de antiguedades lo compró el año 2000. Trató de venderlo pero no pudo, así que decidió pasárselo a la Fundación Maecenas de Arte Antiguo en Basel, Suiza, en Febrero del 2001. Ahí fue donde este montón de páginas corroídas empezó a pasar por las manos de expertos, quienes de a poco fueron otorgándole el valor que le correspondía. Se dieron cuenta que no era un artefacto cualquiera, sino una verdadera reliquia histórica. Y así pasaron cinco años, en que todo un "Dream Team" de estudiosos hizo el trabajo de reconstruir las páginas, de armar el milimétrico puzzle, hasta que finalmente pudieron unir palabra con palabra y armar las primeras frases. Y sin duda que tuvo su recompensa:

"El Evangelio de Judas", decía la página final.

La verdad, lo que se rescató del texto no fue mucho, sólo algunas páginas a las que le faltan pedazos (algunas palabras las sacan por deducción). Pero esas míseras seis páginas son suficientes para remecer una vez más los pilares de la Iglesia: contradice dos mil años de historia (o bien, de la "verdad" dogmática que la Iglesia ha transmitido).

Aquí está el texto completo (PDF).

auth_ink.jpgEl evangelio dice, dentro de otras cosas, que Judas no fue un traidor como la Biblia retrata, sino por el contrario, Judas era el discípulo más cercano a Jesús y el que mejor lo entendía. Y que fue precisamente ésta la razón por la cual él tuvo que cumplir con la misión de entregar a su líder a los romanos… una petición que el propio Jesús formuló. Este texto fue después rechazado por los clérigos romanos (la Iglesia Católica se formó mucho más adelante), y fue tildada de herejía por lo que virtualmente la hicieron desaparecer de la historia.

Tal cual. Si quieres, te doy un par de segundos para que lo hagas cuadrar en tu cabeza. O puedes releer el párrafo anterior, y después seguimos. :)

Hay que aclarar que el "Evangelio de Judas" es sólo uno más de los llamados evangelios apócrifos, los que cuentan versiones contradictorias a la de la Iglesia. También está el de Santo Tomás (qué gran nombre, ¿no?), el de Pedro, el de María Magdalena, y el de Felipe, donde se pone en evidencia la teoría de que Jesús efectivamente estaba casado con María Magdalena. Pero bueno, eso es otro tema.

El asunto es que la Iglesia ya está acostumbrada a este tipo de cosas. De hecho ya he escuchado un par de declaraciones oficiales al respecto. La clásica respuesta automática:

"La Iglesia siempre ha sabido de la existencia de estos textos, pero ellos no coinciden con la visión de la fe cristiana y por tanto no tienen valor histórico".

A ver, yo no creo ciegamente que este sea efectivamente el "Evangelio de Judas", de hecho bien puede no serlo. En todo caso, por los datos que mostraba National Geographic todo indica que sí lo es (o que al menos no es una falsificación), pero para mí eso no eso queda en segundo plano. Lo importante para mí es que esto pone una vez más, al frente de nuestas narices, el hecho de que todo lo que "sabemos" sobre Jesús (si es que sabemos algo), sobre su peregrinación, sobre su nacimiento y su muerte y la gente que lo rodeó en su vida, es todo resultado de lo que la propia Iglesia (o bien, el Imperio Romano) definió que sería "la verdad".

pres_lost.jpgMi pregunta es: si habían 30 evangelios dando vuelta en la época, ¿por que habrían de elegir sólo cuatro para contar la historia de Jesús? Cuatro textos que, por lo demás, fueron escritos prácticamente 100 años después de la muerte de Jesús. Me suena un poco a lo que hacen los medios cuando ocultan información para mostrar lo que a ellos le interesa. La diferencia es que la Iglesia tiene el aval de sus milenios de trayectoria, en que ha contado su versión de las cosas a través de la Biblia (el libro más vendido de la historia, por lo demás). ¿Se podrá hacer algo a estas alturas?

No sé, el tema da para mucho. A la larga, esto cabe dentro de la eterna lucha entre la lógica y la historia, los hechos contra la fe, la verdad que descubrimos versus la que nos cuentan. Todavía espero el día en que un católico sea sincero y me diga, al menos, "puede ser". Esa es la pura y santa verdad.

menciones

    comentarios

      deja un comentario