Nadie quiere trabajar para Gates

pobrebill.jpgEsa es la pura y santa verdad. Pobre Bill, se está quedando solo. Con apenas un año en la bolsa, Google se está convirtiendo en uno de los más grandes rivales de Microsoft. Y no sólo en la competencia en productos, sino también le está quitando a sus desarrolladores clave. Gates patalea, demanda, trata de contratar a otros, lo rechazan, y patalea de nuevo. Pobre Bill. Casi me llega a dar pena.

Aquí hay tres casos de gente que le "denegó acceso" al propio Gates.


Caso 1. Mark Lucovsky, Chief Architect de .NET My Services de Microsoft.

En noviembre del 2004, Mark fue a la oficina de Steve Ballmer a decirle que renunciaba al monopolio de Gates. Ballmer lo mira: - Just tell me it's not Google. Lucovsky asiente. Ballmer se empieza a poner rojo. Entonces agarra una silla y la tira hacia el otro lado de su oficina, golpeando una mesa. Enrabiado después se refiere al CEO de Google, Eric Schmidt: - "I'm going to f***ing bury that guy, I have done it before, and I will do it again. I'm going to f***ing kill Google." ¿Cómo pretende matarlo? ¿Con la Pantalla Azul de la Muerte? Quién sabe. Mark trabaja ahora para Google, y esta declaración la dio en el juicio que tiene ahora Microsoft contra Google por el codiciado programador Lee... que viene a continuación.

Caso 2. Kai-Fu Lee, Vicepresidente de la División de Servicios Interactivos de Microsoft.

En julio de este año se despidió de Redmond y partió a China a liderar un centro de desarrollo de Google. Gates lo demandó a él y a Google, argumentando que estaban violando un contrato de no competencia que duraba un año. Pero la verdad es que Gates está con los bytes en una mano porque Lee tiene datos confidenciales en áreas como reconocimiento de voz y tecnologías interactivas.

Caso 3. Eric S Raymond, Presidente del Open Source Initiative.

Esta es la última. La semana pasada llegó un correo no deseado a la casilla de Eric. Para que me entiendan, Eric Raymond es uno de los mayores impulsores del Open Source, cuyo comienzo está marcado por un libro que escribió llamado The Cathedral and the Bazaar, en el que compara el modelo centralizado de desarrollo de software versus el modelo abierto que usa Linux, por ejemplo. Bueno, esto decía el correo que le llegó (traducción):

- "Soy miembro del Central Sourcing Team de Microsoft. Microsoft está buscando ingenieros de clase mundial que ayuden a crear productos que ayuden a la gente y las empresas alrededor del mundo a alcanzar su máximo potencial. Su nombre y su información de contacto me llamó la atención como alguien que potencialmente podría contribuir en Microsoft. Me encantaría tener una oportunidad de hablar con usted en detalle sobre su interés en trabajar en Microsoft, junto con su experiencia laboral... bla bla bla."

Eric lee esto y responde "amablemente":

"Le agradecería por su oferta de trabajo en Microsoft, pero no lo haré porque parece que ni usted ni nadie en su equipo de investigación (o ambos) tienen idea de lo que están haciendo, ni lo sabrían si se lo hicieran entender a golpes con un bat de baseball. ¿Qué pensaba hacer el resto de su tarde? ¿Ofrecerles trabajo a Richard Stallman y Linus Torvalds? ¿O acaso iba a hacer algo más fácil, como llevar al Papa Benedicto a que presidiera una orgía satánica?"

Y eso no es todo:

"El día que yo vaya a trabajar a Microsoft, se escucharán "oinks" desde el cielo a lo lejos, la luna no se pondrá azul sino que le saldrán pintitas, y el infierno se helará tanto que el azufre terminará siendo superconductivo. En el ojalá no tan lejano día en que orine sobre la tumba de Microsoft, sinceramente espero no salpicarlo a usted."

Hace unas semanas me contaron algo sobre la política de Microsoft para contratar nuevos empleados. Parece que buscan gente que no tenga ninguna experiencia laboral, precisamente porque tanto es lo que los explotan, que eligen a los que no conozcan otras empresas (obviamente con mejores climas laborales).

Pobre Bill. Ya nadie lo quiere. O sea… ¿alguien lo quiso en algún momento?

menciones

    comentarios